La gestión del alumbrado público ha cambiado mucho desde la introducción de las tecnologías inteligentes de IoT. Ahora es posible la supervisión y el control remotos, con beneficios inmediatos en términos de ahorro en la factura eléctrica y energética, reducción de las emisiones de GEI, mejora del mantenimiento y de la calidad del servicio.

Pero cómo podemos garantizar que las farolas conectadas beneficien a la ciudad, a sus habitantes y el bien común? La Asociación LUCI retomó la cuestión en un documento recienteEn el marco de la conferencia, se debatirán los elementos clave del marco técnico y operativo de la Iluminación Inteligente, así como la vertiente social y societaria.

Destaca la interoperabilidad como tema central. Las ciudades están cada vez más preocupadas por la dependencia de los proveedores, ya que las tecnologías propietarias y las redes de aplicación única sufren una integración imposible o costosa con otros sistemas, corren un mayor riesgo de obsolescencia y, en última instancia, ofrecen un escaso rendimiento de la inversión.

Como explica claramente el documento de la Asociación LUCI, el concepto de interoperabilidad en Smart Lighting entra en juego en tres niveles. El nivel de red se trata del soporte de la comunicación entre los dispositivos conectados; el nivel de software se trata del lenguaje compartido que necesitan estos dispositivos para interactuar. La página web nivel de hardware se refiere a los dispositivos físicos que se van a interconectar, considerando, por ejemplo, las luminarias LED, los controladores inteligentes y los sensores ambientales.

Como proveedor de tecnología que siempre ha sido agnóstico a la aplicación, en Paradox Engineering nos centramos en el desarrollo de redes inteligentes de IoT que soportan una serie de dispositivos de campo y sistemas de tercerosindependientemente de la marca. En una palabra, nos dirigimos a la interoperabilidad.

Nuestras tecnologías están basadas en estándares y cuentan con modelos de datos abiertos: 6LoWPAN, TALQ, uCIFI Alliancepero también DALI, Nema, Zhaga son algunas de las normas del sector que más escuchará de nosotros.

La interoperabilidad otorga a las ciudades la flexibilidad para hacer frente a los retos más acuciantes y planificar estratégicamente futuras aplicaciones innovadoras. Menos costes hoy, y sin barreras a la hora de añadir nuevos dispositivos y aplicaciones con el tiempo.

¿Está preparado para licitar por la interoperabilidad? Contacta a nuestros expertos para un asesoramiento no vinculante sobre redes inteligentes interoperables para Ciudades abiertas!