Las ciudades reconocen el impacto beneficioso de las inversiones inteligentes para aumentar la productividad, crear empleo, mejorar la seguridad, permitir un crecimiento sostenible y hacer que los servicios públicos sean más eficientes y accesibles.

Esta conciencia consolidada impulsará el gasto tecnológico en proyectos inteligentes en un futuro próximo: considerando 2018 como referencia, Se prevé que los presupuestos mundiales se dupliquen con creces de aquí a 2023 y pasar de $81.000 millones a 189.500 millones de dólares.

Si las inversiones públicas en tecnologías avanzadas y en la infraestructura que las sustenta son cada vez mayores, ¿qué impide a las ciudades iniciar o acelerar sus viajes inteligentes? La disminución de los recursos financieros y la difícil búsqueda de financiación adicional suelen ser denunciados por las autoridades locales, junto con obstáculos reglamentarios que ralentizan los proyectos a gran escala.

La gobernanza aislada y fragmentada también es un problema. Pero incluso cuando las autoridades locales tienen suficientes recursos y una gobernanza con visión de futuro, el desarrollo de los servicios inteligentes puede experimentar problemas: La falta de conocimientos y experiencia tecnológica en el ámbito de la IO es uno de los obstáculos más importantes al desarrollo de soluciones eficaces.

Las ciudades y los servicios públicos piden cada vez más ayuda para gestionar con éxito sus proyectos de IoT, desde el diseño hasta el despliegue, pasando por la gestión del funcionamiento y el mantenimiento. Socios expertos y servicios de apoyo profesional son fundamentales para diseñar y crear aplicaciones inteligentes, evaluar la infraestructura de red necesaria y la disposición de la conectividad, configurar e instalar todos los componentes de la solución. Una vez que la solución está en marcha, se necesitan habilidades igualmente importantes para lograr el mejor rendimiento posible de las redes y los dispositivos instalados, gestionar sin problemas la resolución de problemas y hacer frente a posibles contratiempos.

 

Explore cómo la falta de competencias en materia de IO está obstaculizando los proyectos inteligentes: descargue nuestro informe y descubra qué se puede hacer para superar este obstáculo.