parking hubs

Centros de estacionamiento multiservicio

Dejemos a un lado la idea de los aparcamientos como lugares donde simplemente dejar el coche mientras se trabaja en la oficina o se va de compras. Como los hábitos de movilidad urbana cambianLos operadores de aparcamientos están convirtiendo las instalaciones existentes y las nuevas en centros de estacionamiento polivalentesdonde los conductores pueden beneficiarse de una serie de servicios.

La tendencia está surgiendo ahora en Estados Unidos, Japón y el sudeste asiáticoa partir de grandes aparcamientos cerca del centro de las ciudades, aeropuertos, estaciones de tren y edificios de oficinas. Servicios de mantenimiento de automóviles se puede encontrar con frecuencia: se aparca el coche y se recarga o repostar, se lava o se revisa por un mecánico experto, un reparador de carrocerías o un especialista en neumáticos.

Puede encontrar micromovilidad opciones como las bicicletas y los scooters para cubrir su última milla. Pero los nuevos centros de aparcamiento también ofrecen servicios de entrega para llevar sus compras directamente al maletero de su coche, restaurantes de comida para llevar para coger su comida, y pequeñas tiendas para los bienes esenciales.

Los centros de estacionamiento se centrarán menos en los aparcamientos y más en experiencia del usuarioSegún los analistas del sector. Los conductores apreciarán la posibilidad de ahorrar tiempo y acceder a servicios útilesAl mismo tiempo, los operadores de aparcamiento aumentarán ocupación media y abrir nuevas fuentes de ingresos.

Tecnologías de detección de vehículos son fundamentales para vigilar y controlar los centros de estacionamiento. Sensores de aparcamiento son la forma más sencilla, rentable y fiable de detectar si un espacio está ocupado por un vehículo, y datos de aparcamiento alimentar las aplicaciones móviles, los paneles de mensajes variables y los sistemas de orientación del tráfico para proporcionar información de disponibilidad en tiempo real, avanzado reserva y pago para el aparcamiento y los demás servicios.

Como los centros de estacionamiento tienden a crecer verticalmente más que horizontalmente, su robotización puede estar cerca. Puede que pronto tengamos instalaciones totalmente automatizadascon tecnologías de escaneo y plataformas móviles: el conductor deja el coche en la puerta de entrada, y éste se desplaza al espacio más conveniente según la duración prevista de la parada. Los proyectos piloto demostraron que esto multiplica por cuatro el número de vehículos aparcados y reduce significativamente los golpes y el vandalismo.


congestion charges reduce car use

Las tasas de congestión reducen el uso del coche

Después de las tasas de congestión de Londres, la ciudad de Oxford pide ahora a los vehículos no eléctricos que paguen 10 libras para acceder a su centro histórico medieval. La decisión forma parte de un programa piloto para crear un sistema de cero emisiones zona y hacer la ciudad más limpia, más sana y menos congestionada.

No es de extrañar, la acusación se enfrenta a cierta resistencia. La zona restringida abarca actualmente varias de las principales calles comerciales de la ciudad y algunas facultades de la Universidad de Oxford, pero el plan es ampliarla a unos 3 kilómetros hasta casi todo el centro de la ciudad, lo que afectará a los trabajadores que se desplazan desde los distritos circundantes y podría reconfigurar la economía de toda la ciudad.e

Oxford está siendo observado como un caso de prueba para la aplicabilidad de las tasas de congestión más allá de los grandes centros urbanos. Pero, ¿son estas medidas realmente útiles para reducir el uso del coche, mitigar el tráfico y mejorar la sostenibilidad y calidad del aire?

Un nuevo estudio realizado en el Centro de Estudios de Sostenibilidad de la Universidad de Lund (Suecia) y publicado en Estudios de caso sobre la política de transportesEl informe de la Comisión Europea, que examinó unos 800 informes revisados por expertos y experiencias reales en Europa, clasificó las tasas de congestión como la forma más eficaz de reducir el uso del coche en las ciudades.

Según la investigación, la introducción de Las tasas de congestión redujeron el tráfico de automóviles hasta en 33%, mientras que otras medidas resultaron ser menos impactantes. Por ejemplo, zonas de tráfico limitado cortar el tránsito de vehículos no residentes por 20% durante el horario restringido; ofreciendo abonos de transporte público con descuento o gratuitos a los trabajadores y estudiantes hizo que los desplazamientos en coche disminuyeran hasta 37%.

También se examinaron las medidas relacionadas con el aparcamiento. Se ha comprobado que dificultar el aparcamiento eliminando plazas y sustituyéndolas por carriles para peatones y bicicletas reduce el uso del coche hasta en 19% (ese fue el mejor resultado obtenido en Oslo, Noruega). Las tarifas de aparcamiento en el lugar de trabajo, en las que se pedía a los trabajadores que pagaran cuando aparcaban fuera de sus oficinas, condujeron a una reducción de entre 20 y 25% en los desplazamientos en coche de los empleados y el correspondiente cambio hacia el transporte público.

El una gestión más inteligente de los aparcamientos puede no contribuir directamente a sacar los coches de las ciudades, pero es Sin duda, son eficaces para mejorar la movilidad urbana y mitigar el tráfico. Estudios independientes demostraron que alrededor de 30% de la congestión vial total se debe a la búsqueda de aparcamiento: Las soluciones de aparcamiento inteligente permiten a las ciudades mejorar la experiencia de los conductores reduciendo los itinerarios en vacío en busca de una plaza libre y el consiguiente consumo de combustible, la contaminación atmosférica, la pérdida de tiempo y el estrés.

 

¿Quiere saber más sobre nuestro Smart Parking solución? Vea nuestra video y contacte con nuestros expertos!


road safety

Seguridad vial en las ciudades: las tecnologías inteligentes ayudan

El año 2020 fue el más mortífero en Estados Unidos en cuanto a accidentes de tráfico en más de una década, con un aumento de 7% de víctimas mortales respecto al año anterior. La desafortunada tendencia continuó en 2021, con unas 20 mil víctimas en el primer semestre del año.

La semana pasada, el Departamento de Transporte de Estados Unidos anunció un nuevo y completo Estrategia Nacional de Seguridad VialUna hoja de ruta para hacer frente a lo que se ha convertido en una verdadera crisis nacional. Adoptando un "enfoque de sistema seguro", la estrategia reconoce los errores humanos en las colisiones, pero insta a diseñar sistemas redundantes e implantar tecnologías inteligentes para que las carreteras sean más seguras para todos.

En general, hay una necesidad urgente de nuevos sistemas para prevenir los accidentes de tráfico. Los vehículos están cada vez más equipados con sensores, sistemas avanzados de asistencia al conductor y frenado automático de emergencia que mejoran la navegación y la seguridad. Las infraestructuras también se vuelven más inteligentes para permitir la vigilancia y el control del tráfico, contribuyendo así a la prevención de accidentes y a una intervención más rápida cuando sea necesario.

Pero las ciudades son sistemas muy complejos, y son muchas las exigencias que se plantean a sus sistemas de transporte, que compiten entre sí. No existe una medida única, y la combinación de intervenciones que funciona en una ciudad puede no ser suficiente en otra comunidad.

Según la Foro Internacional del Transporte - coordinando la iniciativa "Safer City Streets" en la OCDE desde 2016-, la tecnología inteligente desempeña un papel cada vez más importante en la seguridad vial y alimentar a ambos control preciso (piense en la videovigilancia en cruces críticos o a lo largo de itinerarios muy transitados) y decisiones basadas en datos relacionados con la ingeniería de tráfico y la gestión de la velocidad.

El tiempo y la configuración de semáforos también son muy importantes. Un ejemplo sencillo pero eficaz es la optimización de los intervalos para peatones: los experimentos en la vida real demostraron que indicar "caminar" a los peatones varios segundos antes de que el tráfico que gira se ponga en verde mejora mucho la seguridad de los peatones, haciéndolos más visibles y disminuyendo el riesgo de ser atropellados.

Los vehículos están cada vez más conectados por dispositivos que interactúan entre sí y con la infraestructura vial. Los flujos de datos resultantes de Tecnologías Vehicle to Everything (V2X) y su interacción con los llamados Sistemas Inteligentes de Transporte Cooperativos pueden alimentar la advertencia de frenado de emergencia, la detección de distancias, la detección de conducción indebida, los sistemas para evitar colisiones, las advertencias de derrape relacionadas con el clima y la gestión optimizada de las intersecciones.

Pero la seguridad vial no se limita a los vehículos privados y a los peatones. Como micro movilidad y el uso de la bicicleta están en alza, las ciudades consideran cada vez más la seguridad vial desde una perspectiva más amplia. El espacio se está reasignando, la gestión de aparcamientos y gestión de bordillos son necesarios para garantizar un acceso seguro a los diferentes sistemas de transporte urbano. Las tecnologías inteligentes forman parte, sin duda, de las mejoras que se están llevando a cabo en las infraestructuras viarias.


transportation equity

Las ciudades inclusivas buscan la equidad en el transporte

En el esfuerzo global-local para dar forma a ciudades sostenibles, resilientes e inclusivas, los sistemas de movilidad están en juego. Hay un llamamiento urgente a la equidad en el transporteEso significa diseñar y entregar sistemas de transporte seguros, accesibles, fiables y asequibles para todosincluyendo a las comunidades desfavorecidas por la movilidad.

La movilidad es un factor crítico de éxito para el crecimiento socioeconómicopero aún está lejos de ser equitativa en muchos lugares, señala un reciente libro blanco por el Foro Económico Mundial, el BCG y la Universidad de San Gall.

El informe analiza tres ciudades arquetípicas y sus ecosistemas de transporte: el automóvil centrado Chicago en los Estados Unidos, el peso medio compacto Berlín en Alemania, y la megaciudad de alta densidad Pekín en China. Los investigadores advierten que el mero aumento de las infraestructuras de movilidad no siempre mejora la inclusión social, ya que en todas las ciudades investigadas los mejores resultados se obtuvieron cuando considerando tanto la oferta como la demanda de transporte.

La recopilación de datos precisos es fundamental para comprender mejor la demanda de los usuarios y los problemas específicos de movilidad que afectan a las minorías, los discapacitados y las personas económicamente desfavorecidas. Decisiones basadas en datos permitió a las ciudades pilotar algunos iniciativas de movilidad sencillas pero muy eficaces.

En Chicago, la adición de lanzaderas de primera y última milla hacia y desde las estaciones de transporte público locales aumentó el número de puestos de trabajo accesibles a las comunidades desatendidas hasta en 90%. En Pekín, un sistema ampliado de reserva de pases de metro permite a las personas reservar previamente su plaza en un tren y evitar las colas en la estación para entrar directamente en el tren, con lo que los tiempos de desplazamiento se reducen en 29%. En Berlín, un nivel de servicio diferenciado en el transporte público, como los vagones de clase ejecutiva en los trenes, aumentó la proporción de viajes en transporte público en 11%, generando al mismo tiempo 28% más de ingresos para el operador.

Mirando el Ciudad de 15 minutos concepto de planificación, las ciudades se esfuerzan por reducir el tráfico y facilitar la vida de los conductores (incluyendo búsqueda de estacionamiento), al mismo tiempo que intentan reforzar los sistemas de transporte público.

Pero el informe también sugiere que la equidad en el transporte evita la perspectiva binaria coche/transporte público. Las ciudades verdaderamente inclusivas deben considerar soluciones de transporte innovadoras y multimodales, donde patinetesLas bicicletas y los vehículos eléctricos desempeñan un papel importante y contribuyen a crear sistemas de movilidad seguros, accesibles, fiables y asequibles para todos.


traffic

El tráfico de la ciudad está por debajo de los niveles anteriores a Covid

Unos 22 meses después de que Covid-19 se extendiera por todo el mundo, en muchos países del mundo siguen vigentes las medidas de protección sanitaria, muchas personas siguen trabajando desde casa y la vida comercial y social urbana sigue siendo limitada.

Los volúmenes de movilidad de la ciudad están por debajo de los niveles anteriores a Covid, dice Cuadro de mando del tráfico mundial 2021 de INRIX, y están surgiendo nuevos patrones de tráfico. Los trenes y el transporte público local disminuyen considerablemente, y los índices de tráfico de automóviles se reducen en la mayoría de las ciudades. Hay cambios relevantes en la distribución de los viajes a lo largo del día, desplazando la congestión de la hora punta de la mañana a las horas del mediodía.

Midiendo el número de horas perdidas en el tráfico, INRIX calculó Londres, París, Bruselas, Moscú y Nueva York son las 5 ciudades más congestionadas del mundo.

Los datos son bastante sorprendentes. Los londinenses pasan unas 148 horas al año en el tráficoque cuesta alrededor de 1.211 libras por conductor, lo que significa 5.100 millones de libras para toda la ciudad. Si viaja a la capital británica, manténgase alejado de la A503 a las 4 de la tarde: es el peor corredor de la ciudad.

En Estados Unidos, el conductor medio pierde 36 horas al año por culpa de los atascos - 102 horas si se vive en la ciudad de Nueva York, 21 en Phoenix. Los índices de tráfico disminuyeron significativamente debido a la pandemia, ya que hoy en día los conductores experimentan alrededor de 2.600 millones de horas menos de tráfico que en 2019. Esto se debe principalmente a la disminución de los viajes al centro de la ciudad que INRIX registró en la mayoría de las grandes ciudades, incluyendo San Francisco, Detroit y Washington DC.

Es difícil de predecir si la movilidad urbana volverá a los hábitos anteriores a los cóvidos y cómo lo hará. Los patrones de tráfico probablemente cambiarán en función de las condiciones locales más que de un retorno global y generalizado a la "normalidad", y las ciudades buscarán nuevas formas de gestionar la congestión de las carreteras y aparcamiento para ofrecer a los residentes y visitantes una experiencia urbana agradable.


commuters

¿Volverán los viajeros a sufrir atascos tras la pandemia?

Son tiempos difíciles para los expertos en movilidad a los que se les pide que predigan el impacto de los hábitos de trabajo post-Covid en los desplazamientos y el tráfico urbano. Sabemos que la pandemia no ha terminado, y muchas organizaciones están ofreciendo modelos híbridos con opciones de teletrabajo a sus empleados, pero la llamada "vuelta a la oficina" es igualmente fuerte. La mayoría de los analistas coinciden habrá un aumento gradual de viajeros en los próximos mesesEn lugar de un repentino regreso a la oficina, la propagación de variantes del virus podría empañar el panorama de la noche a la mañana.

En algunas ciudades, la reducción de la congestión del tráfico debido a los cierres de Covid-19 y al teletrabajo masivo parece estar animando a más gente a ir en coche a la oficina. En los Estados Unidos, INRIX comparó los tiempos de conducción al centro de la ciudad Seattle a las 8:30 de la mañana, durante la hora punta matutina: en 2019, antes de Covid, unos 500 mil trabajadores se encontraban a menos de treinta minutos en coche de su casa, mientras que en 2020, durante Covid, más de 800 mil personas se encontraban a menos de treinta minutos en coche. Esto significa que la falta de congestión dio a 58% más personas la oportunidad de viajar al centro de la ciudad en media hora, por lo que están más dispuestos a hacer el viaje al no temer el tráfico.

La posibilidad de que un mayor número de viajeros se desplace en coche queda demostrada por aparcamiento tendencias. En varias grandes ciudades con importantes sistemas de transporte masivo, como Nueva York y San Francisco, las tasas de uso de los aparcamientos se reanudan con bastante rapidez después de colapsar en 2020. Como según informa The Washington Post, en San Francisco Los aparcamientos están entre el 85% y el 90% de sus niveles anteriores a la pandemia, en comparación con el 74% de media en otras ciudades norteamericanas.

Sin embargo, los expertos en movilidad reconocen La población urbana está cada vez más interesada en sistemas de desplazamiento alternativos - y los que se desplazan con menos frecuencia son más propensos a ir en bicicleta o a pie, siempre que su viaje a casa-oficina no es demasiado largo.

La ciudad de Boston investigó los hábitos de movilidad de más de 2.650 trabajadores y calculó que las tasas de desplazamiento en coche han descendido 10 puntos porcentuales en los últimos 12 meses. Alrededor de 6,5% de los encuestados en 2021 dijeron que solían ir al trabajo en bicicleta, mientras que alrededor de 9,5% dijeron que planeaban ir al trabajo en bicicleta en el futuro. Una encuesta similar en 2020 tuvo resultados más bajos, ya que 4,4% dijo que solía ir al trabajo en bicicleta y 8% dijo que pensaba hacerlo en el futuro. Basándose en estos resultados, la ciudad está mejorando la infraestructura ciclista existente y a finales de este año se añadirán 4,5 nuevos kilómetros de carriles bici separados a la red actual.

Los cambios están en marcha y no está claro si los viajeros volverán a sus hábitos de principios de 2020 o disfrutarán de una nueva rutina... y las ciudades deben seguir de cerca la evolución para tomar decisiones acertadas sobre la movilidad y la gestión del tráfico. Pero el sentimiento común es, algunos ajustes de los patrones de desplazamiento anteriores a la pandemia podrían ser duraderos.


curb management

La gestión de las aceras necesita datos

Se puede suponer que los bordillos se refieren a los paseos de los peatonespero los gestores de la ciudad piensan en estos espacios como una interesante fuente de ingresos por estacionamiento. La gestión de las aceras se basa normalmente en los activos fijos de las ciudades, con señales en las calles que muestran las normas aplicables: el estacionamiento de vehículos puede tener precios variables según los distritos, los días de la semana o las franjas horarias; puede haber espacios reservados para residentes, discapacitados o coches eléctricos.

Sin embargo, en los bordillos convergen hoy en día diferentes usos que compiten entre sí. Desde el aumento de las recogidas y dejadas hasta las nuevas formas de desplazarse, como las bicicletas y los patinetes compartidos, La gestión de los bordillos es cada vez más importante para la movilidad urbana - y las ciudades buscan nuevas formas de organizar y rentabilizar su espacio en la acera.

Las políticas de acera se deciden en su mayoría caso por caso, sin ningún apoyo basado en datos. Esto puede dar lugar a que un bloque de calles tenga estacionamiento medido todo el día y no haya zonas de carga para las entregas matutinas, ni restricciones de parada durante las horas punta ni opciones específicas para los operadores comerciales. Muchos conductores pueden aparcar ilegalmente o dar varias vueltas a la manzana mientras esperan un sitio (y sabemos que hasta 56% del tráfico urbano se debe a la circulación en vacío para aparcar). Cuando los bordillos permiten diferentes casos de uso, a veces una señalización poco clara provoca cierta confusión en los conductores sobre qué norma se aplica en cada caso, lo que crea un sistema ineficiente de estacionamiento y multas.

Varias ciudades innovadoras de Estados Unidos y Europa han reconocido los bordillos son espacios comunitarios vitales y uno de los activos urbanos más extensos y valiosos. La gestión activa y basada en datos de los bordillos permite a las comunidades ofrecer un acceso más equitativo entre los diferentes usuarios, mejorar el nivel de servicio para todos, recoger datos sobre los comportamientos de transporte, atraer más clientes para los negocios locales y crear una fuente de ingresos sostenible.

En el sur de California, Estados Unidos, la ciudad de Stanford está ejecutando un plan de gestión de aceras para trazar un mapa de todos los espacios disponibles, su ubicación y su uso actual. Este estudio preliminar ayudará al Ayuntamiento a mejorar gestión del aparcamiento en la calle, aliviando los espacios para mejorar las opciones de transporte alternativo e identificando posibles opciones de espacios de acera multiusuario. Está previsto que este proyecto se complete en el transcurso del año.

De nuevo en los Estados Unidos, la Agencia Municipal de Transporte de San Francisco (SFMTA) es aprovechar la gestión de los bordillos para resolver algunos problemas de seguridad inmediatos a lo largo de las calles 6ª y Taylor, que se encuentran entre las calles donde se producen el 75% de las lesiones y muertes graves de tráfico en San Francisco. Las comunidades que viven a lo largo de estos corredores se componen en gran medida de personas mayores, niños, personas con discapacidad, personas con conocimientos limitados de inglés y familias de bajos ingresos. Junto con algunas reconfiguraciones de los carriles de circulación y cambios en las señales, la SFMTA cree que una mejor gestión de las aceras puede contribuir significativamente a la seguridad de los peatones.

En Italia, la ciudad de Turín está llevando a cabo un proyecto de gestión de aceras aprovechando un software de análisis. Los datos captados por las cámaras que vigilan el aparcamiento en la calle y el tráfico rodado se analizan y correlacionan con la información generada por los flujos de autobuses públicos, camiones de reparto, vehículos de transporte compartido, patinetes, bicicletas y peatones. Esto debería permitir una visión global de todas las necesidades de movilidad en los distritos de prueba, apoyando la toma de decisiones basada en datos.

Con conjuntos de datos amplios y fiables, las oportunidades de gestión inteligente de las aceras son enormes. Las ciudades pueden mejorar la movilidad urbana y mitigar la congestión gracias a una gestión racionalizada de los aparcamiento en la calleEl precio de los aparcamientos es más equitativo y se gestiona mejor. micromovilidad y el tránsito de vehículos comerciales, con beneficios tangibles para sus comunidades y el medio ambiente en el que viven.